Wednesday, March 1, 2017

Licencias, un vía crucis de trámites de hasta 4 meses



Por la vía legal, el ciudadano que tramita la licencia de funcionamiento para su negocio, digamos, una tienda de barrio, debe pasar por lo siguiente: entre tres y cuatro meses de idas y venidas en al menos seis oficinas públicas, más de medio centenar de requisitos a presentar en dichas reparticiones y alrededor de Bs 1.000 a pagar por timbres, carátulas y servicios profesionales.


Así se verificó al visitar, una por una, las reparticiones de la Alcaldía cruceña, donde se recolectaron hojas y hojas de requisitos. Varios de esos requerimientos conectan con otras cadenas de trámites con nuevos requisitos.
“Para algunos ciudadanos puede ser visto como un vía crucis”, comenta Luis Alberto Eberhart, asesor de la Secretaría Municipal de Gestión Urbana, uno de los despachos donde se debe tramitar, al menos, dos planos de ubicación y uso de suelo, un certificado de compatibilidad de uso y uno de habitabilidad. En su opinión, son procesos de control que garantizan condiciones mínimas para los negocios.


La constatación de la estela burocrática detrás de una licencia se hace luego de que la gestión de Percy Fernández, en menos de tres semanas, se ve golpeada por tres casos de cobros ilegales y corrupción a negocios de la ciudad en este tipo de trámites, pues funcionarios municipales de las secretarías de Recaudaciones y Gestión Catastral (SER) y de Asuntos Jurídicos y Control Público y supuestos funcionarios fueron implicados.


Por ejemplo: este mes, Mirna Ontiveros y su esposo, dueños de una tienda de barrio, revelaron un acta con el logo de SER, un sello a nombre del Departamento de Patentes y la firma de un supuesto funcionario, que, junto a otra funcionaria, pidieron Bs 2.000 por la licencia, advirtiendo que sin ese permiso venía la clausura. La pareja pagó Bs 500 e hizo público el caso. La Alcaldía denunció la ilegalidad de los cobros, despidió a la funcionaria sindicada y dijo que la corrupción era un caso aislado.

El trámite correcto
Joaquín Crapuzzi, titular de SER, ha dicho que el trámite correcto debe hacerse en su secretaría, que el dueño de la actividad económica debe ir a hacer sus papeles en ventanillas y que los pagos deben realizarse en una cuenta del municipio. Que no se va a tolerar la corrupción. Que cualquier otra cosa, cobros a domicilio de funcionarios o supuestos funcionarios, es ilegal.


Ya en el lugar, en ventanilla, el solicitante recibe un pliego con 12 requisitos, de los que nueve son fijos. El resto depende del tipo de negocio. Por timbres se paga Bs 100 y se gasta entre Bs 200 y Bs 500 por balance contable de apertura. Allí te envían a tramitar un número de identificación tributaria (NIT) en el Servicio Impuestos Nacionales (SIN), del Ministerio de Economía (cosa que sale en media mañana) y una ficha técnica ambiental en la Secretaría Municipal de Medio Ambiente, donde piden alrededor de 18 requisitos. Una cadena de trámites que toma entre 40 y 45 días hábiles para cumplir.


Luego, si corresponde, si por ejemplo la tienda de barrio pretende vender cerveza, uno de los requisitos es una autorización para bebidas alcohólicas, que debe hacerse en la Secretaría Municipal de Asuntos Jurídicos y Control Público, donde se recibe otro pliego con 13 requisitos. Una nueva cadena de trámites que, una vez cumplidos, demora entre 15 y 20 días hábiles para que salga la autorización.


Para aquellos negocios que manipulan alimentos, otra condición de SER, es conseguir una autorización sanitaria del Servicio Departamental de Salud (Sedes), de la Gobernación cruceña, que contiene hasta ocho requisitos y que demora hasta cinco días hábiles, una vez se entregó al Sedes sus requerimientos.


David Carrasco, jefe de Evaluación de Impacto Ambiental, en Medio Ambiente, explica que la ficha ambiental se otorga en un plazo de 10 días hábiles, una vez reunidos los requisitos. De lo que pide Medio Ambiente, lo moroso es conseguir los certificados de uso de suelo, compatibilidad de la actividad con el tipo de uso y el certificado de cumplimiento con el Código de Urbanismo y Obras, documentos que se deben obtener, en tres pasos, en la Secretaría de Gestión Urbana. Estos papeles demoran entre 40 y 45 días hábiles (dos meses o algo más) y se paga Bs 325 por timbres.


Boris Salomón, titular de esa cartera, sabe de lo engorroso que son los procesos y por eso desarrolló propuestas para agilizar las cosas en sus dependencias. Ingresan a diario hasta 300 solicitudes de ese tipo. Estos se atienden en el Plan Regulador por cinco funcionarios más, uno por cada una de las subalcaldías.


“Entre esta secretaría y Medio Ambiente se tarda dos meses, más o menos”, calcula él. En ventanillas sugieren que puede ser un poco más. Por eso, Salomón desarrolló un libro denominado Trámite, que busca orientar al solicitante sobre los pasos a seguir, los costos y los plazos, de modo que la información ahorre esfuerzos inútiles.


Una vez recibidos los requisitos, SER tiene tres día hábiles para entregar la licencia. En total, el proceso es de 68 a 78 días hábiles. Entre tres y cuatro meses. “Pucha, hasta hacer todo ese papeleo, ¿de qué trabajamos? Se pierde plata”, dice David A., un comerciante que recuerda que él pagó a un tramitador para que se haga cargo y que, sin saber cómo, este le consiguió la licencia en menos de un mes.


Angélica Sosa, presidenta del Concejo, acepta que la burocracia es un problema, pero recuerda que hay una Ley de Simplificación de Trámites, de diciembre, y cree que su implementación, en breve, reducirá los tiempos y que esa es una solución. Mientras eso pasa, a la vuelta del Concejo, en el SIN, una mujer ofrece licencias de funcionamiento con entrega en 24 horas “por solo Bs 1.800”. Nadie sabe cómo se logra eso

No comments:

Post a Comment